Recibe el boletín en tu correo

Última hora
Real Madrid 2 – 2 Valencia

Real Madrid 2 – 2 Valencia

Ante este partido decisivo Ancelotti presenta el siguiente once: Casillas; Coentrao, Pepe, Sergio Ramos, Arbeloa; James, Isco, Kroos; Bale, Chicharito, Cristiano.

Empezamos sin pisar el acelerador. Nuestra defensa, presionada por los jugadores del Valencia, realiza despejes sin precisión, con la consecuente pérdida del balón.

El Valencia realiza numerosas faltas, la mayoría se quedan sin sancionar. Qué ironía ver a Parejo, jugador que estuvo en nuestra cantera, mostrar los tacos en más de una plancha. El árbitro del partido, Clos Gómez, esperaría hasta el minuto 16 para sacar la primera tarjeta del partido – terminaría el partido sacando 8 tarjetas amarillas, sólo 4 al Valencia -.

Fruto del juego agresivo del Valencia se produce la lesión de Kroos. En un salto el jugador valencianista le hace la cama y cae mal. Clos Gómez no debe volver a pitarnos nunca más y, si se atreven a ponernos de nuevo a tan nefasto árbitro, no debemos jugar el partido.

Los árbitros pueden ser buenos o malos. Si son buenos apenas cometen errores arbitrales para cualquiera de los dos equipos, si son malos cometen numerosos errores arbitrales para cualquiera de los dos equipos. Hoy Clos ha sido un hermano mayor con los jugadores valencianistas, interrumpiendo el juego de forma reiterada ha sido un cómplice idóneo.

Se ha producido la paradoja de, en plena remontada del 0-2 con el que se cerró la primera parte – con 3 tiros al palo y un penalti de Cristiano adivinado por el portero -, el portero valencianista pidió detener el juego y, Clos Gómez, ante la perplejidad del que escribe, se recorrió medio campo para acariciarle la espalda. Cuando le dijo el portero valencianista que se encontraba mejor, sacó.

En ningún momento Clos Gómez le contó los segundos para sacar o le advirtió de una tarjeta por pérdida de tiempo. Son los detalles que hacen ver, los que hemos visto un poco fútbol, que no se está pitando como debería. En la primera parte descontó 1 minuto – con constantes interrupciones, atención en camilla de un jugador valencianista, etc – y, en la segunda parte que se perdieron una gran cantidad de minutos descontó 5, de los que se jugaron muy pocos.

Las entradas de Carvajal y Marcelo nos dieron más ataque, Pepe con su pundonor logró el primer tanto de un gran remate de cabeza e Isco, con el Valencia bien cerrado atrás logró un golazo poniendo el balón en la mismísima escuadra. Hubo un instante que me recordó cuando rozamos la remontada en Champions contra el BVB, cuando un jugador alemán se tiró al suelo para perder tiempo. Pero hoy, en vez del jugador alemán, estaba Clos Gómez.

Me quedo de este partido con el empuje, con un 0-2 jugando ya la segunda parte, y creyendo en la victoria hasta el último segundo. Con este espíritu sacaremos el pase a Berlín el próximo miércoles. Y me quiero olvidar de la actuación de Casillas quien, cuando ha recibido pitos – 2 tiros, 2 goles -, ha hecho un gesto muy feo a la afición.

Y, por favor, Clos Gómez ni en un partido de entrenamiento del pre benjamín le quiero ver.

Comentar